Menu Close

Opinión de la Asociación Nacional de Abogados de Empresa (ANADE) y BGBG Abogados

Opinión de la Asociación Nacional de Abogados de Empresa (ANADE) y BGBG Abogados

El día 30 de marzo, el Consejo de Salubridad General publicó en el Diario Oficial de la Federación (DOF), el “Acuerdo por el que se declara como emergencia sanitaria por causa de fuerza mayor, a la epidemia de enfermedad generada por el virus SARS-CoV2(COVID-19” (ver anexo), y que conforme a las Medidas de Seguridad Sanitaria expedidas por dicho Consejo en el que ordena la suspensión inmediata, del 30 de marzo al 30 de abril 2020, de actividades no esenciales en los sectores público, privado y social, con la finalidad de mitigar la dispersión y transmisión del virus SARS-CoV-2 en la comunidad, para disminuir la carga de enfermedad, sus complicaciones y muerte por COVID-19 en la población residente en el territorio nacional.

En este sentido, y en opinión de la Asociación Nacional de Abogados de Empresa (ANADE) y de BGBG Abogados, en el Acuerdo publicado el día 30 de marzo, no se hace mención a la declaración de contingencia sanitaria que señala la Ley Federal del Trabajo. Por lo que todavía no existen las condiciones para aplicar las medidas establecidas en los artículos 42 Bis, 427 y 429, fracción IV, de la Ley Federal del Trabajo que señalan que ante una declaratoria de contingencia por parte de las autoridades sanitarias, las relaciones laborales se suspenden de manera temporal, con lo cual el patrón “estará obligado a pagar a sus trabajadores una indemnización equivalente a un día de salario mínimo general vigente, por cada día que dure la suspensión, sin que pueda exceder de un mes” y que transcurrido ese plazo, “se mantienen las relaciones laborales, pero ya no hay obligación de pagar salarios”.

Por otra parte, el día de ayer, 31 de marzo, se publicó en el DOF el “ACUERDO por el que se establecen acciones extraordinarias para atender la emergencia sanitaria generada por el virus SARS-CoV2”, en el que se determina un listado de insumos, bienes y mercancías esenciales para los cuales se debe asegurar su abastecimiento durante la situación de emergencia derivada de la epidemia originada por el virus SARS-CoV2 (COVID-19) en México”.

En el caso de que las actividades que realicen sus empresas no se encuentren incluidas en este listado, se establece en el Artículo Primero, fracción II, inciso c), al final de este inciso lo siguiente:

así como actividades cuya suspensión pueda tener efectos irreversibles para su continuación;”

Lo anterior deja abierta la posibilidad a cualquier empresa que tenga afectaciones graves por esta suspensión de actividades pueda continuar sus operaciones, siempre y cuando puedan justificar debidamente lo anterior ante las autoridades competentes, así como establecer todas las medidas sanitarias y de sana distancia que han emitido las autoridades correspondientes.

En relación al pago de salarios y prestaciones durante la suspensión de la relación de trabajo por la emergencia sanitaria, es posible acordar en forma individual y colectiva con fundamento en los artículos 33 y 426 de la Ley Federal del Trabajo, cualquier modalidad con el objetivo de mantener la salud de los trabajadores y lograr la continuación de las relaciones de trabajo, por lo que es factible acordar:

  1. Trabajar a distancia o home office;
  2. Ajustar los salarios, siempre y cuando no se pague menos del mínimo general diario de $123.22 y $185.56 en la frontera norte;
  3. Modificar las prestaciones, respetando los mínimos legales;
  4. Pagar vacaciones adeudadas, prima vacacional y anticipo de vacaciones;
  5. Pagar en forma anticipada el reparto de utilidades;
  6. Disponer de montos ahorrados en el Fondo de Ahorro;
  7. Reducir la jornada de trabajo;
  8. Cualquier otra modalidad que permita conservar la salud de los trabajadores y mantener las fuentes de empleo, respetando siempre los derechos mínimos de los trabajadores.

Para lo anterior, es recomendable firmar convenios individuales y/o colectivos cuando se tenga sindicato, para dejar constancias de los acuerdos temporales, por supuesto con el objetivo de regresar a la normalidad después del 30 de abril si las condiciones lo permiten.

Asimismo, les recomendamos revisar los acuerdos y decretos emitidos por los gobiernos de los Estados y Municipios de la República, los cuales podrían precisar las acciones de emergencia decretadas por las autoridades Federales.

Adicionalmente, les informamos que en caso de no cumplir con las medidas extraordinarias, la empresa se puede hacer acreedora a multas, eventual clausura e incluso alguna responsabilidad penal en caso de contagio del COVID-19 en el centro de trabajo.

Samuel Uziel Rivero Prado

Bello, Gallardo, Bonequi y García, S.C.

COVID19 – Presentacion CSG – Medidas Seguridad Sanitaria 2020.03.30 by Diego Mendiburu on Scribd